Desde que empezó la crisis sanitaria por el Covid 19 todo esto ha cambiado, la forma de trabajar, problemas a los que hemos tenido que hacer frente. Pero si algo he aprendido en estos meses es a adaptarme a la vida, que tiene sus propios planes y a veces va por libre. Ahora lo prioritario es cuidar que todo esté bien y a vosotras, que sois las que recibís cajas llenas de chuches y bombones y quiero que estéis seguras y tranquilas de que todo está bien.

Te cuento como me he adaptado a esta nueva y prolongada situación. He trasladado la oficina del taller a casa para pasar el menos tiempo posible por allí, por lo que solamente iré al taller a preparar vuestros pedidos.

La medidas que he adoptado dentro del taller:

  • Desinfección de manos con agua y jabón y gel desinfectante al entrar , y cada vez que se salga o se entre.
  • Ventilación del lugar de trabajo.
  • Uso de mascarillas y guantes de látex, esto ya lo veníamos haciendo desde los inicios de Mimel.
  • En el taller, normalmente solo estoy yo, pero en épocas fuertes de trabajo trabajamos dos personas, cada una en su mesa de trabajo y manteniendo siempre las medidas sanitarias establecidas. Cada pedido es realizado de principio a fin por UNA SOLA PERSONA, para evitar así cruces y limitar al máximo el contacto.
  • La empresa de mensajería recoge todos vuestros paquetes en una zona que hemos delimitado para evitar al máximo el contacto personal y la entrada al taller de personas ,que al cabo del día por su trabajo, están en contacto con muchas personas.

 

Para mi es importante contarte cómo lo estamos haciendo, porque te considero parte de mí, parte de Mimel.

Mientras deseamos que todo esto acabe pronto, solo nos queda ponernos una sonrisa y seguir adelante.